“¿TÚ TE CUESTIONAS TUS CREENCIAS…?”

     Son las palabras con las que Hipatia, la protagonista de la espléndida película Ágora, contesta al que fue su discípulo cuando éste le quiere imponer la fe cristiana. Su antiguo alumno ya no está en condiciones de responder a la pregunta, ha elegido la seguridad y el estatus social, dejando encerrado a su espíritu científico. No lo ha hecho de forma consciente. Entre los regalos de las creencias el más considerado por nuestro ego es el sentirse seguro dentro de un grupo, y si es mayoritario, mejor que mejor. Ésta es una tentación para cualquier científico y es la base del cientifismo, que antepone el sentirse seguro y respaldado al verdadero espíritu científico. Necesitamos científicos empoderados que no teman exponer sus ideas y que, a la vez, sepan escuchar con respeto e interés la de los demás.
     El diálogo entre todos los conocimientos, procedan de la cultura que procedan, es inherente a la definición de ciencia. El corporativismo es como querer concebir incestuosamente, sin tener en cuenta la riqueza exterior.
     En el Nuevo Paradigma Científico se contempla a cada ser humano como una fuente de conocimiento, convirtiendo a todos los individuos en científicos de la vida. La nueva educación debe enseñar a los alumnos a abrir el grifo de esa fuente. ¿Os imagináis una humanidad en la que todo el mundo se convierta en manantial de conocimiento para los demás….? . No serían necesarias las grandes corporaciones queriendo velar por nuestra “seguridad”. Cada persona expresaría libremente sus dones, por lo tanto daría lo mejor de sí misma a los demás.
     Hipatia probablemente no llegó tan lejos en su imaginación, pero sí nos deja un ejemplo de valor, no sólo ante sus opresores, sino también ante sí misma, al ser capaz de escapar de su propia creencia, que le decía que los astros tenían que moverse en círculos, porque ésta figura simboliza la perfección. Saber mirar fuera de esas premisas que nos encarcelan exige primero hacerlas visibles. Por eso, si queremos que nuestra ciencia evolucione, es un paso prioritario darse cuenta de que la mente crea a través de creencias, y que es el tamaño de éstas lo que realmente nos está limitando.
   

13 comentarios:

Janeth dijo...

Es un bello blog el que tienes y la lectura fabulosa, me deleite y encontre mucha sabiduria en tus palabras, eres un magnifico maestro, gracias por estos aportes te invito a que leas en mi blog, creo que tenemos mucho en comun, espero sigamos compartiendo.
Saludos afectuosos
Janeth

XAVI dijo...

Cuestionarse las propias creencias es una actividad inteligente. Yo también creo que hemos divinizado la ciencia y eso nos impide ver de manera más eficaz y realista. Pero ojo, si hemos sustituido a los dioses por la ciencia, no sustituyamos ahora a la ciencia por el "todo vale", no corramos ese peligro. Pese a mi escepticismo, aún confío más en la ciencia tradicional que en el pensamiento "laxo". Aunque, desde luego, a los que nos dedicamos a la "ciencia" no nos vendría mal una profunda reflexión autocrítica.

María dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que lo negativo solo es una sombra de lo que existe.

Encontrar nuestro punto de equilibrio nos permite danzar con las ideas y en ese baile nadie sobra.

Gracias por esa visita sorpresa.

María

PATYP dijo...

Aún no vi la película "Ágora", ni he "jugado" al juego propuesto en el enlace, pienso hacer las dos cosas en breve tiempo. Aunque ya puedo decir que para mi humilde entender es muy acertado lo escrito en el hilo, hay que ser asépticos para poder "ver" todo mejor. Lo complicado es tener la voluntad para conseguirlo, hasta que esa voluntad se transforme en una costumbre, y a su vez, esa costumbre en un hábito en nuestras vidas. Al fin y al cabo, somos animales de costumbres.
Escuche decir, que Einstein usaba mucho esta frase: "Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio".
Gracias, me encanta el blog.
Recibir un abrazo.

Jorge Balbi dijo...

Hola Carlos. Visité tu página gracias al comentario que dejaste en mi blog sobre "nuevos niños"(www.transurgencia.blogspot.com).
Y quiero decirte de corazón que me has sorprendido agradablemente por el menudo blog que te has montado.
Espero que la gente tome estos mensajes en serio y no los deje sólo en intelectualizaciones bonitas, y dejen de ver el mundo por concepto, y empiecen a vivir con el corazón.
Ya no hay más tiempo para el narcisismo (si es que -acaso- alguna vez lo hubo...)

Amigo, estamos juntos en eso.
Un abrazo transoceánico.

Belkis dijo...

Cuestionar nuestras creencias siempre es positivo, porque no todo es blanco o negro, debemos estar abiertos y receptivos para poder alcanzar la sabiduría.
Estupendo artículo Carlos.
Un saludo afectuoso

Daniela MM dijo...

Carlos, soy Daniela, de "Daniela, Barcelona & the Jalapeños". Primero que nada, gracias por tu comentario. Segundo, por compartir tu opinion y tu libro. Tercero, por tu misión. La secundo y la apoyo. Espero dejarte un comentario mas extenso, por el momento, solo mi gratitud.

Saludos,
Daniela

Anónimo dijo...

Carlos. Muchas gracias por el comentario en ´´ciencia global´´. Soy uno de los autores delblogs. Muy interesante todo. Yo estoy empezando en la docencia y hag las prácticas de fin de carrera en un colegio. Prometo leer tu libro, me interesa mucho. Sé lo que dices y lo estoy viviendo en el colegio donde estoy asignado y en la propia universidad de málaga.

Un saludo. Dani

elversodeluniverso dijo...

;)

Laura Rosales dijo...

Hola...
Enhorabuena por el blog. Me ha encantado. Es riguroso, con temas interesantes y desde mi punto de vista, muy fresco.

Muchas gracias!!!
Os invito a conocer mi espacio.

Antonio, desde Zamora dijo...

Un saludo para ti, Carlos y para todos tus lectores.
Con el objeto de establecer nuevos vínculos y hacer algo más visibles los lazos invisibles que nos unen, os dejo un enlace a la web de Emilio Cervantes, científico del C.S.I.C, que apuesta también por un nuevo paradigma en la ciencia y que tiene empeño en deshacer alguna de las mentiras que sustentan este mundo.
Es una entrada en la que ha colgado el podcast del programa de radio en el que debatías con dos profesores universitarios darvinistas. También ha puesto un programa de radio universidad de Salamanca, miscelánea, en el que entrevistaban a Emilio Cervantes y que trataba de igual modo, entre otras cosas, esa teoría reduccionista y malintencionada que es el darvinismo.
http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2010/03/15/131675
De paso voy hablando de Carlos González y de la danza de la vida, a cuantos pedagogos, profes o padres me topo delante. Descubro después, en sus comentarios, que algo ha prendido dentro con tan sólo un paseo por aquí.
Enhorabuena por tu lucidez, Carlos, y gracias por ser vehículo y motor del crecimiento y del cambio.
Hasta pronto.

Teresa Vázquez dijo...

Tu blog me inspira tanto!!!!
Agradezco tu criterio y tu hacer. Muchas felicidades.
Saludos cordiales. Teresa

Teresa Vázquez dijo...

Tu blog me inspira tanto!!!!
Agradezco tu criterio y tu hacer. Muchas felicidades.
Saludos cordiales. Teresa